Enfermería de la Ciencia Cristiana

Preguntas y respuestas

 ¿Pueden los enfermeros de la Ciencia hacer otro tipo de trabajo? 

Caroleen Scholet

De El Heraldo de la Ciencia Cristiana. Publicado en línea - 30 de agosto de 2018

P: ¿Pueden los enfermeros de la Ciencia Cristiana hacer otro tipo de trabajo además de la enfermería de la Ciencia Cristiana cuando se anuncian en el directorio del Journal? Sé que, de acuerdo con el Manual de la Iglesia, se requiere que los practicistas de la Ciencia Cristiana no tengan otra profesión, pero no encuentro en el Manual ese requisito en relación con los enfermeros de la Ciencia Cristiana.
R: Aunque no hay un requisito específico que les impida tener trabajo adicional, hay una directiva en el Manual que dice en parte: "Las organizaciones de la Iglesia bastan. ...Dios requiere todo nuestro corazón, y Él proporciona, dentro de los anchurosos canales de La Iglesia Madre, ocupaciones y deberes suficientes para todos sus miembros" (Mary Baker Eddy, págs. 44-45).
Muchas veces los enfermeros de la Ciencia Cristiana hacen justamente eso. Sirven como Lectores o como bibliotecarios en la Sala de Lectura de su filial, trabajan medio tiempo como practicistas, o sirven a su filial como secretarios. Con frecuencia esas funciones son puestos pagos. Al mismo tiempo, están alertas para responder con prontitud a cualquier llamado que reciban solicitando los servicios de un enfermero de la Ciencia Cristiana.
En el Journal se anuncian algunos consagrados enfermeros de la Ciencia Cristiana que simplemente no reciben llamadas de forma regular, y hay otros que viven en zonas remotas del mundo, donde la Ciencia Cristiana recién está comenzando a florecer y ser más ampliamente aceptada. Ellos pueden optar por tener otro empleo para mantenerse activos y complementar sus entradas. Por ejemplo, conozco una enfermera de la Ciencia Cristiana que se anuncia en el Journal que también es maestra de preescolar, y otra que es también conductora de autobús. Cualquiera sea la razón para decidir hacer otro trabajo, además de ser enfermeros de la Ciencia Cristiana, ellos, no obstante, deben vivir constantemente conforme a las normas éticas de la Ciencia Cristiana. 
Continúe leyendo aquí.

 Contacta a un Enfermero de la Ciencia Cristiana


Encuentre a un enfermero de la Ciencia Cristiana, ingrese aquí.

Para mayor información entra aquí.



Los enfermeros de la Ciencia Cristiana le invitan a celebrar la Pascua


Un grupo sereno y poderoso
Eva Boone Hussey

Del número de enero de 2009 de El Heraldo de la Ciencia Cristiana
En noviembre de 2008 se celebra el centenario del establecimiento de la enfermería de la Ciencia Cristiana como parte de las actividades sanadoras de la Iglesia. El Manual de La Iglesia Madre por Mary Baker Eddy establece: "Enfermeros de la Ciencia Cristiana. Sección 31. Un miembro de La Iglesia Madre que se acredite como enfermero o enfermera de la Ciencia Cristiana, deberá tener un conocimiento demostrable de la práctica de la Ciencia Cristiana, comprender a fondo la sabiduría práctica necesaria respecto al cuarto de un enfermo, y que pueda cuidar bien del enfermo. Los nombres de tales personas pueden publicarse en The Christian Science Journal según las reglas establecidas por los editores".


EVA BOONE HUSSEY, enfermera de Ciencia Cristiana, hace casi tes décadas que se anuncia en el Christian Science Journal, y aquí comparte con los lectores de nuestras publicaciones periódicas algunas ideas sobre la enfermería de la Ciencia Cristiana. En la actualidad, Eva es gerente de alto rango de La Sociedad Editora de la Ciencia Cristiana, y supervisa los anuncios de las iglesias, sociedades, practicistas, maestros y enfermeros, de todo el mundo, en el Journal.


¿Por qué es importante que haya un estatuto en el Manual para los enfermeros de la Ciencia Cristiana?
Es de suma importancia porque establece la enfermería como parte de la revelación divina, universal y eterna que Mary Baker Eddy tuvo de la Ciencia Cristiana. La enfermería de la Ciencia Cristiana refleja la presencia del cuidado esmerado que Dios brinda a toda la humanidad. Para mí este estatuto es como un pacto entre Dios y Su amada creación. La Sra. Eddy presentó una evidencia tangible de esa promesa del cuidado de Dios dentro del marco inspirado de ese estatuto—para que sea cumplido por hombres y mujeres miembros de La Iglesia Madre—a través de su preparación espiritual, obediencia ética, sano juicio y habilidad práctica.


¿Qué hace que un enfermero de la Ciencia Cristiana sea una ayuda tan única para quien está enfermo o lesionado?
Los enfermeros de la Ciencia Cristiana son principalmente y ante todo, valientes pensadores espirituales. Tienen la completa seguridad de que van a ver al paciente desde una base espiritual, como el hombre de la creación de Dios, aunque la evidencia física que tienen ante sus ojos diga todo lo contrario.
En una ocasión, un médico comentó que al despertar en una cama de hospital después de un accidente automovilístico, escuchó que dos enfermeras que estaban afuera de su puerta en el pasillo se referían a él como "el cuadripléjico de la 204". Él se sintió devastado. "Me sentí despojado de todo valor; de repente dejé de ser un médico, esposo, padre, para ser el cuadripléjico de la sala 204". Él relató esto con el propósito de exhortar al personal médico a no reducir al paciente a una mera condición física. Mi propósito al mencionarlo es centrar la atención en la misión más importante que tiene el enfermero de la Ciencia Cristiana, es decir: ser testigo de la identidad espiritual innata de cada paciente. Esta manera de ver al paciente beneficia considerablemente el ambiente que lo rodea.

Continúe leyendo aquí.


La enfermería de la Ciencia Cristiana: un llamado especial
Caroleen Scholet


De El Heraldo de la Ciencia Cristiana. Publicado en línea - 3 de septiembre de 2018

La función de la espiritualidad en el cuidado de la salud es un tema importante hoy en día. Todos hemos leído artículos en las noticias acerca del efecto de la oración en el bienestar de los pacientes. Sin embargo, hace mucho tiempo que la gente ora a Dios para obtener curación, así que realmente no es un concepto nuevo.

Cristo Jesús nos enseñó a amar a Dios y cuidar de nuestro prójimo. Dijo: "Conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres" (Juan 8:32). La Ciencia Cristiana enseña que Dios, la Verdad divina, realmente nos hace libres, y miles de personas han sido sanadas por medio de una comprensión más clara de esta Verdad.

¿Qué tiene que ver esto con la enfermería de la Ciencia Cristiana? La enfermería de la Ciencia Cristiana ocupa un lugar especial en la curación en esta Ciencia, al brindar cuidado amoroso y una atmósfera que apoya a aquellos que confían en Dios para sanar. Por haber sido enfermera de la Ciencia Cristiana y ser ahora Gerente de las Actividades de Enfermería de la Ciencia Cristiana alrededor del mundo en La Iglesia Madre en Boston, he visto directamente cómo el hecho de poner en práctica la Ciencia del Cristianismo trae salud a todos los aspectos de nuestra vida. Los enfermeros de la Ciencia Cristiana ayudan a los pacientes a reconocer que la salud y la curación son algo normal, y debemos esperar que se produzcan. Eso no significa que nunca haya luchas y desafíos o enfermedades y accidentes con que lidiar. Es en esas ocasiones cuando mucha gente encuentra que es útil tener el apoyo de un enfermero de la Ciencia Cristiana; alguien que pueda brindarles cuidado práctico cuando sea necesario, hasta que se produzca la curación y se sientan liberados.

Mary Baker Eddy percibió que los enfermeros de la Ciencia Cristiana eran necesarios dentro de la Iglesia que ella estableció. De hecho, en el Manual de la Iglesia describe en parte que el enfermero de la Ciencia Cristiana "deberá tener un conocimiento demostrable de la práctica de la Ciencia Cristiana, comprender a fondo la sabiduría práctica necesaria respecto al cuarto de un enfermo, y que pueda cuidar bien del enfermo" (pág. 49). Tal vez usted haya respondido a ese llamado, o recibido personalmente ese cuidado. Este blog es para que comparta su discernimiento espiritual e historias acerca de cómo la enfermería de la Ciencia Cristiana está bendiciendo al mundo.


La alegría de ser enfermero de la Ciencia Cristiana

Sylvain Kimour Kalubi -  Kinshasa, República Democrática del Congo

Del número de noviembre de 2014 de El Heraldo de la Ciencia Cristiana
Original en francés

 Oí hablar por primera vez de la Ciencia Cristiana en 1989, cuando estaba escuchando uno de los programas radiales de El Heraldo de la Ciencia Cristiana en francés. Después de estudiar esta Ciencia durante varios años, tomé instrucción de Clase Primaria con un maestro autorizado de la Ciencia Cristiana en Sudáfrica. Fue entonces que descubrí en mi corazón un gran interés y amor por la enfermería de la Ciencia Cristiana. Este amor creció con los años, y se profundizó en 2008, durante la Cumbre de Jóvenes de la Ciencia Cristiana en Kinshasa. Lo que me atraía hacia este ministerio era el hecho de que la enfermería de la Ciencia Cristiana nos permite expresar amor a nuestro prójimo de una manera práctica y tangible, a la vez que se contempla al hijo perfecto de Dios allí mismo donde una dolencia o problema parece estar ocurriendo. Sentía que Dios, nuestro Padre, me estaba llamando para trabajar en este ministerio.  

En mi país viven muchos Científicos Cristianos; tan solo la ciudad capital, Kinshasa, tiene seis Iglesias, cuatro sociedades y varios grupos informales. En las otras ciudades grandes de la República Democrática del Congo, como Lubumbashi, Matadi, Muanda, Mbuji-Mayi, Boma, Buvaku, también hay muchos Científicos Cristianos.

La práctica y enseñanza de la Ciencia Cristiana están creciendo en el Congo: sin embargo, nuestro hermoso país no tiene ningún enfermero de la Ciencia Cristiana listado en el Journal y en El Heraldo. El ministerio de la enfermería de la Ciencia Cristiana se menciona claramente en el Manual de la Iglesia (Artículo VIII, sec. 31, pág. 49) por Mary Baker Eddy, y está en correlación con la obra de curación y el ministerio de los practicistas de la Ciencia Cristiana. Los enfermeros ayudan a aquellos que están orando para sanar con un practicista, pero que también necesitan ayuda práctica cuando enfrentan un desafío físico. De modo que, tanto los practicistas como los enfermeros forman parte de la misión de la Iglesia de seguir a nuestro Maestro, Cristo Jesús, al apoyar y promover  la curación cristiana.